Saltar al contenido

Corbatas de piñas

Ponte guapo y destaca con las corbatas y pajaritas de piña que llamarán la atención allá donde vayas, porque el estilo no tiene límites, ni tampoco la corbata de piña.

¿Por qué comprar una corbata de piña en esta tienda?

La mayoría de los artículos que encuentras en las tiendas convencionales, son artículos de su propia marca y poco más, no le dan rienda suelta a la imaginación. Claro que se puede ir echo un pincel con una corbata o una pajarita de piña. Tan solo hay que saber combinar las cosas y estar seguro de uno mismo. Basta ya de los estereotipos, compra estos accesorios y ríete de todos. Al fin y al cabo es solamente una corbata, no hay nada que perder y mucho que ganar. Lo más importante es sonreír y tomarse la vida de manera divertida y colorida, como lo hace la piña en nuestras vidas.

Sin duda puede ser un regalo para un amigo, para hacer coñas, para vestirse de payaso, para regalársela a tu padre, a tu abuelo, a tu tío o a quien te de la gana que sepas que le puede gustar y hacer gracia. Estas corbatas me recuerdan a la de Barney Stinson en Cómo conocí a vuestra madre, cuando hace la apuesta con Marshall a ver si aguanta con la corbata de patitos una semana. Como también me gusta mucho y el patito tiene el color de piñas lo voy a habilitar para que si alguien quiere pueda comprarlo también.

Señores, disfruten de las corbatas de piña, combinen bien, las corbatas con piñas estampadas son elegantes aunque parezca una broma, el sentido de la moda es abstracto, y tu puedes marcar tu propia tendencia. Para más información no duden en preguntarme.

¿Para qué usar una corbata con piñas?

Hemos oído muchas veces que si la corbata ya no se lleva, que si su época ya se ha acabado, y más tonterías de siempre. Lo que te puede aportar una corbata es mucho más de lo que te podría aportar no llevarla. Otra cosa sería el uso de pajarita, pero creo que cada cosa tiene su utilidad.

La corbata se utiliza para eventos más formales, da una sensación de señorío, de planta o percha, como prefiráis llamarlo. Además la corbata siempre da mucho juego, me atrevo a decir que más que la pajarita y me estoy arriegando.

Por otro lado, la pajarita se usa para fiestas o celebraciones en las que tienes que ir arreglado pero no eres la “estrella” de la fiesta. Aunque una pajarita bien llevada puede hacerle cara a la mejor corbata, pero solamente si esa pajarita está siendo un filón para tu traje, la situación y para ti.

En resumen, la apuesta segura es una corbata, la apuesta no tan segura, pero que puede petarlo es una pajarita. La conclusión es que nos quedamos como estamos, con duda de ponernos corbata o pajarita, y es que esa es la solución también. Hay que analizar cada celebración y ver si es el momento idóneo para llevar pajarita o corbata.